Club Atlético Insular

Club Atlético Insular

Gran Canaria

PRIMERA JORNADA XXVI LIGA CANARIA DE CLUBES

PRIMERA JORNADA XXVI LIGA CANARIA DE CLUBES

Antes de la publicación oficial de resultados de la jornada adelantamos una carta de uno de nuestros atletas con sus impresones de lo vivido en esta.

 

Crónica de una jornada de liga.

 

El día amenazaba lluvioso. Tímidas gotas salpicaban el parabrisas del coche mientras me dirigía a primera hora a por parte de la expedición del equipo. Yo había llegado el día anterior cual avanzadilla de una tropa guerrera que envía a su explorador a inspeccionar el lugar del combate. Esta localización no era desconocida para muchos de los nuestros, quienes ya habían librado numerosas batallas en tan longevo escenario.

Como es costumbre en mí, siempre que las circunstancias lo permitan, llegué con tiempo de sobra. Así que, a pesar de la mascarilla, decidí salir del coche a tomar un poco de aire fresco e ir acomodando los asientos traseros del vehículo para disponerme, en dos viajes, a trasladar a la  joven cantera del club, un grupo compacto que ya empieza a darnos alegrías. Pero no adelantemos acontecimientos.

El traslado Aeropuerto - Estadio Francisco Peraza se desarrolló sin complicaciones, pues íbamos con tiempo más que suficiente, así que tras descargar la valiosa carga y  observar que no había agua para los participantes, ni cafetería, ni máquinas dispensadoras (eso nos dijeron aunque me pareció ver una), decidí ir a por ese preciado líquido indispensable para la vida, acompañado de Jonay.

¡Bien! Una vez cumplida la misión, ya pudimos entrar a la instalación. Nos ubicamos en la grada, pasada la línea de meta. Ya se notaba en el ambiente la ilusión y el nerviosismo por la competición. Andrea Mereles se encargó de recoger los dorsales y explicar los cambios que había que realizar una vez que llegó nuestro delegado J. Luis Serrano, quien iba informando a los que quedaron en casa de las evoluciones de los nuestros, apoyado de las nuevas tecnologías, pues la retransmisión del evento se realizaba a través de las redes sociales de la FCA.

Y tras una serie de pruebas inclusivas muy aplaudidas por parte de los allí presentes, dio comienzo la tan ansiada jornada, aplazada en el tiempo por la situación sanitaria mundial de este año doble veinte.

Primera prueba, 110mv en la que no contábamos con un atleta experimentado en esa disciplina, pero teníamos a un joven canterano dispuesto a encomendarse a cualquier reto que se le propusiera, así, con tan sólo una semana tocando las vallas, comenzó Paul su estreno en esta primera carrera. A pesar de ello, me sorprendió su soltura logrando un más que meritorio séptimo puesto que nos daban los primeros 2 puntitos.

Simultáneamente nuestro decatleta Toni Sosa, jugaba al boliche en el lanzamiento de peso, una pequeña canica de tan solo 7,260 kilos. Pues a pesar de ser el “abuelo” de a prueba, consiguió hacerse con el cuarto puesto. La cosa iba mejorando con 5 puntos más para la saca.

En el extremo opuesto del óvalo, salto tras salto Andrea Sánchez iba alzando el listón de la pértiga. Con los ánimos del graderío amarillo y azul, que se ubicaba frente a su emplazamiento, realizo una buena participación consiguiendo 5,5 puntos al empatar en tercer puesto con la atleta del Clátor Orotava.

Muy cerca de la pértiga se localizaba la prueba de martillo femenino, donde Zuleima, con toda su buena voluntad, decidió cubrir una plaza, donde nadie quería estar. Actitud de equipo no le falta a esta chica, quien además se hizo cargo de la prueba de lanzamiento de peso. Punto valioso el conseguido por la joven atleta, pues lo importante es seguir sumando.

No hay descanso en este evento y de buenas a primeras, nos vamos a triple salto, donde otro veterano del equipo, Edú Ela, demostró que todos los puntos que suman, a la postre son decisivos. Y así fue al arañar otro punto más.

Tocaba ahora retornar al tartán. En esta ocasión las vallas bajaron en altura para permitir a Alba Ramos, otra joven promesa de la cantera del club, conseguir otros dos puntos. Primera prueba de tres que realizó en el día de hoy esta combinera tan completa.

Turno ahora para otro (tri)atleta del club, que se estrenaba en una prueba. Siempre dispuesto a ayudar, participaba Jonay en los 3000 obstáculos. Pues pese a no haberse enfrentado antes con la prueba, y con un repentino dolor en el tendón de Aquiles, que le hizo aflojar la marcha, fue capaz de terminar la prueba, sufriendo como está acostumbrado, y dando otro punto para a comitiva  canariona.

Prácticamente sin coger resuello, le tocaba a Andrea Mereles afrontar la ría y los obstáculos en sus 3000 metros de recorrido. Esta atleta polivalente realizó un gran papel, logrando una segunda plaza y logrando unos excelentes 7 puntos.

De la prueba más larga nos fuimos a la más corta, los 100ml donde el joven Jorge Santana no quiso ser menos que Andrea logrando la segunda plaza que por escasos centímetros no fue una primera. Otros 7 puntos. La cosa mejoraba.

Le tocaba ahora nuevamente a Toni entrar en acción, cambiando la esfera de hierro por la pértiga, donde salto tras salto consiguió sortear el listón hasta los 3,20 metros, logrando su mejor marca de este año y un segundo puesto para el equipo. Estupenda racha con 7 puntos en tres pruebas seguidas.

Y volvíamos a ver en acción a Alba Ramos, esta vez en la prueba del hectómetro. Ahora sí, sin vallas en la pista Alba entró en meta en segundo lugar. ¡¡¡¡OTROS 7 PUNTOS!!!!

Era hora de que saltaba a escena Fran Pamies quien tenía la misión de dar una sola vuelta al ruedo, 400 metros de alfombra azul en la que este atleta ya consolidado, logró bajar por primera vez en su vida de los 53 segundo, dando al equipo una tercera plaza y por tanto 6 puntos más.

Todo esto lo disfrutaba yo, desde mi emplazamiento, el área de lanzamiento de martillo. He de decir que llevo entrenando menos de un año y... no, no pongo excusas. Tras tres lanzamientos nulos, solo me quedaba uno para no ser el único miembro que no aportara ningún punto, así que respirando hondo, y confiado en mí mismo, me decidí a dar dos giros y lograr un lanzamiento válido que se materializó con otro punto para el club.

Nuevo retorno al tartán. Ahora era el turno de Ana Paredes de darle una vueltita a la pista y vaya que sí le dio la vuelta, de menos a más completó sus 400 metros en segundo lugar y su mejor marca de siempre, una carrera impresionante y 7 puntos más.

Ahora entraba en acción Ángel Baena, quien pese a estar de vacaciones en la isla y debido a las bajas de sus compañeros rodadores se ofreció a correr el 1500ml, carrera que desde un principio se presentó como una empresa imposible para sus posibilidades, quedándose en terreno de nadie, pero consiguiendo un más que meritorio punto. Una muestra más de estar siempre dispuesto a colaborar, pues es un hombre de la casa. Grande Angelín.

En el triple salto femenino, una de las más jóvenes de la expedición, Ainhoa Armas, de categoría sub 16, hizo gala de su destreza en la prueba y logró escalar hasta la sexta posición, consiguiente tres valiosos puntos.

Volvió a colocarse en el circulo de cemento Zuleima, esta vez para lanzar la pesada bola del peso. Otro punto al marcador del equipo y demostrando lo importante que es la implicación y predisposición a colaborar con la causa.

Tocaba ahora volver al tartán, donde debutaba también en una prueba desconocida para ella, nuestra pertiguista Andrea Sánchez, quien demostró que no solo sabe impulsarse hacia las alturas, sino que a pesar de no entrenar el medio fondo logró superar a dos rivales y alzarse con una sexta posición en el 1500ml que nos sumó otros tres tantos.

Recapitulemos. Hasta aquí nos encontrábamos en séptima posición (a estas alturas ya no tengo ganas de sumar) por lo que la cosa no pintaba bien. Necesitábamos que nuestros equipos de relevos lo hicieran muy bien. Tocaba primero entrar en acción a los chicos.  Allá iba nuestro cuarteto masculino, en una primera serie, presumiblemente la más rápida, pero la tensión y los nervios se palpaban a simple vista.

Atletas detrás de los tacos de salida, a sus puestos, Liiiiiistos,  ¡BANG! Monchu sale como una centella hace una curva tremenda y de repente ¿Dónde estaba Fran? La carrera sigue, pero nuestro combinado no progresa, algo ha pasado, Monchu abre los brazos con frustración mientras gritan que paren la carrera, pero esta sigue, en la grada nos contagiamos y gritamos ¡que paren la carrera, que paren!, pero nos temíamos lo peor. Dios que nervios, no podíamos permitirnos un rosco.

Entre la confusión parece que los jueces no se aclararon en la segunda posta y un atleta de otro club que participaría en la segunda serie, se colocó en la primera, puffff menos mal, todo indicaba que nos dejarían participar en la segunda serie y así fue. Y vaya que si así fue, pues a pesar de notarse el esfuerzo en la primera serie, Monchu entrego limpiamente el testigo a Fran, quien como alma que lleva el diablo y sin notarse el haber corrido antes un 400 hizo la transición del testigo a Paul, quien se desquitó de su mal sabor de boca en a vallas para hacer una curva increíble y darle el testigo a un Jorge poderoso que llego a la meta en una fabulosa primera plaza. Al ser dos series no sabíamos el puesto final. Lo que estaba claro es que al menos éramos cuartos y eso significaba 5 puntos más que valiosos.

Llegó el turno de las féminas. Ufff, los nervios me podían. Inés, a otra joven sub 16 era la encargada de lanzar la carrera, impresionante en la curva, entrega el testigo a Ana Paredes, que corre la posta de contrameta de manera impecable, pasa el relevo a nuestra triplista, Ainhoa Armas, quien tras dar el testigo a Alba, besa la alfombra como muestra de su esfuerzo, parece que aseguramos el tercer lugar. ¡Oh! qué forma de correr, Alba remonta y logramos llegar primeras. Me quedo ronco de los gritos. Pero que equipazo.

Toca la segunda serie. Sorpresa salida nula y un equipo menos, mínimo somos cuartas. En la última posta a un equipo se le cae el testigo y a pesar de recogerlo y entrar en meta, imposible que hicieran mejor tiempo, así que mínimo terceras, eso eran por lo menos 6 puntos.

La espera se hace eterna, tanto que nos hacen abandonar la instalación y es ya fuera donde nos enteramos que los chicos califican en segundo puesto y las chicas campeonas del relevo. Pero que GRANDES; en las dos últimas prueba logramos la friolera de 15 puntos que nos alzan hasta la quitan plaza, un final más que digno para nuestro equipo.

Tras la competición nos vamos a comer con la grata sensación del deber cumplido, haciendo bromas, haciendo amigos, haciendo equipo, haciendo familia.

 

Nuevo traslado al aeropuerto en otros dos viajes y con una sonrisa en la cara me dirijo al puerto para volver en barco y disponer de este rato para contarles lo feliz que me siento de volver a competir para este Club que tantas enseñanzas me ha dado, y que tantas alegrías estoy seguro que me seguirá dando. Gracias CAIGC, Gracias FAMILIA.

 

Agustín Suárez

hace 2 semanas 92

Club Atlético Insular